Conectate con nosotros

Política

Precariedad hace difícil los controles de lavado

Publicado

en

El ex titular de la Secre­taría de Prevención de Lavado de Dinero o Bienes (Seprelad) Óscar Boidanich explicó ayer ante la Comisión Bicameral que a pesar de las deficiencias de la institución se hicieron muchas cosas desde dicha cartera del Estado. Señaló que una de las mayores falen­cias es que solo contaban con tres analistas y por año reci­bían miles de informes, que hacían imposible contro­lar cuando el trabajo se está haciendo de forma manual.

Esta declaración la realizó ante la Comisión Bicame­ral de Investigación sobre Lavado de Dinero y Deli­tos Conexos, hechos ilíci­tos atribuidos al empresario Darío Messer y sus asocia­dos. Durante esta semana se realizaron audiencias públi­cas para escuchar a varias autoridades y ex autorida­des responsables de institu­ciones que realizan los con­troles. Entre ellos, Boidanich fue uno de los convocados, así como Santiago Peña, ex ministro de Hacienda.

El ex ministro Boidanich dijo que siempre hubo precarie­dad en la Seprelad para realizar los controles y que en el 2008, cuando él ingresó a la cartera, tenían 500 mil dólares de pre­supuesto y que salió con cerca de 2 millones de dólares. Ade­más, aclaró que esta secretaría no cuenta con los anteceden­tes de cuentas; por lo tanto, si el banco no reporta a la Seprelad, esta no se entera de los movi­mientos financieros. “Escu­ché ya varias veces que dicen: ‘¿Cómo la Seprelad si depositó tanto, no se alertó?’. Depende mucho que el banco quiera reportar o no”, refirió.

MOVIMIENTOS EN DÓLARES
Además, mencionó que a la Seprelad le faltaba sistema y que, recién el año pasado, la Itaipú desarrolló “un siste­mita” que le permite conocer todos los movimientos mayo­res a 50 mil dólares. “Si el banco no reporta, nosotros no sabe­mos sobre una operación sos­pechosa”, insistió.

El senador del Frente Guasu Jorge Querey, relator de la comisión especial, señaló que durante las audiencias pudo notar la total irregularidad en la creación de las empresas de Darío Messer. Además, que en el 2012 una banca privada ya reportó una operación sospe­chosa que no fue investigada suficientemente por la Sepre­lad. “La debilidad institucio­nal es categórica, del ámbito financiero paraguayo, esto es un paraíso para el mundo financiero”, expresó.

Mientras que Rodolfo Fried­mann señaló que con las audiencias públicas han cons­tatado la utilización de dinero, cuya procedencia es descono­cida, para compra de bonos del Estado.
LN

Sigue leyendo
Comentarios

Tendencias