Conectate con nosotros

Notas

Wuhan le muestra al mundo que el fin del encierro es solo el comienzo de la crisis por covid-19

Publicado

en

En todo el mundo, la gente espera el anuncio de que la pandemia de coronavirus está contenida y que pueden regresar a la vida normal.

Pero la ciudad china en el epicentro de la pandemia ha demostrado que lo normal aún podría estar muy lejos.

Cuando las autoridades de Wuhan aliviaron las restricciones de viaje salientes el 8 de abril, terminando efectivamente el confinamiento de 76 días de la ciudad, los residentes y las empresas locales pronto descubrieron que la reapertura real de la ciudad será dolorosamente lenta.

A pesar del levantamiento de las leyes de cierre más estrictas, muchas tiendas aún están cerradas, los restaurantes están restringidos a comida para llevar e incluso cuando los ciudadanos salen, todavía usan equipos de protección y tratan de evitarse mutuamente.

El estado de ánimo en el terreno es muy diferente a las declaraciones oficiales. En una conferencia de prensa el 8 de abril, Luo Ping, un funcionario de control de epidemias en Wuhan, dijo que algunos sectores de la ciudad ya habían vuelto a una tasa de reanudación del 100%.

En una reunión del gobierno de Wuhan el 25 de abril, prometieron una “doble victoria” del éxito de la epidemia y el crecimiento económico.

Pero incluso los medios controlados por el gobierno han sugerido que los planes para que la ciudad vuelva al 100% de producción a fines de abril podrían ser “demasiado optimistas”.

Durante un reciente viaje a la ciudad, los dueños de negocios le dijeron a CNN que estaban luchando contra las cero ganancias y enormes rentas, y los expertos dijeron que podría tomar meses para que la economía de la ciudad se recupere, si no más.

“A corto plazo, por supuesto, habrá una recuperación”, dijo Larry Hu, economista de Macquarie Capital Limited. “La producción se recuperará primero y luego el consumo, porque muchas personas todavía son reacias a salir… pero desde una perspectiva a largo plazo, desde una perspectiva de tres años, el virus seguirá perjudicando el crecimiento a largo plazo de Wuhan”.

A person wearing a face mask as a preventive measure against the spread of the COVID-19 novel coronavirus carries groceries in a neighbourhood in Wuhan in China’s central Hubei province on April 20.

Luchando por recuperarse
Wuhan es una metrópoli con una población de más de 11 millones de habitantes, más grande que la mayoría de las ciudades de EE. UU., y, sin embargo, se considera una ciudad de segundo nivel dentro de China continental.

La capital de la provincia central china de Hubei, Wuhan, es un centro de manufactura y transporte para el resto del país.

El brote original se detectó por primera vez en Wuhan a mediados de diciembre, y cuando el brote empeoró, la ciudad selló sus fronteras con el resto de China el 23 de enero en un intento por contener la propagación.

Prácticamente de la noche a la mañana, la vida se detuvo. En algunas partes de la ciudad, las personas estuvieron confinadas en sus hogares durante varios meses seguidos, sin poder salir y confiando en los servicios de entrega de víveres y otras necesidades básicas.

Una vez finalizado el cierre, el gobierno local desea reanudar los negocios normales lo más rápido posible, ya que Beijing ejerce presión sobre las provincias para ayudar a impulsar una economía en crisis.

Pero hay indicios de que, a pesar de la retórica esperanzadora, la economía de Hubei podría tardar mucho tiempo en recuperarse del confinamiento severo.

Shaun Roache, economista jefe de Asia Pacífico de S&P Global Ratings, dijo que la lección de Wuhan para el resto del mundo fue que la acción rápida y temprana sobre el coronavirus fue costosa para la economía pero podría conducir a una reapertura más rápida.

“(Pero) los bloqueos tienen un efecto desproporcionado en las pequeñas y medianas empresas. Estas empresas tienen menos acceso al crédito para ayudarlas a ‘tender un puente hacia la recuperación’ y también pueden tener dificultades para cumplir con los requisitos de apertura”, dijo.

Cuando CNN regresó a la ciudad el 21 de abril, un recorrido por una calle comercial mostró que más de la mitad de los negocios locales permanecen cerrados.

El PIB de la provincia se redujo casi un 40% interanual en el primer trimestre de 2020, según la agencia estatal de noticias Xinhua, y las ventas minoristas cayeron más del 15% solo en marzo.

El gobierno ha anunciado que permitirá que las empresas que arriendan a empresas estatales se vean libres de alquiler durante tres meses, pero para aquellos con arrendadores privados, el peso de la renta y sin ganancias los está sacando del negocio.

“Abrí durante dos días. Ningún cliente entra a comer, ya que estaba prohibido, y solo recibí dos o tres pedidos de la plataforma de entrega en línea. El costo de abrir fue mucho más de lo que gano cada día, así que cerré de nuevo”, dijo el dueño de un restaurante al Global Times, medio controlado por el gobierno.

Temores de una segunda ola
Algunos propietarios de pequeñas empresas transmitieron a CNN su preocupación de que cualquier ayuda del Gobierno probablemente llegue demasiado tarde para salvar sus pequeñas tiendas y restaurantes, lo que los llevará a cerrar definitivamente.

Todavía están notablemente cerrados los gimnasios y las salas de cine, sin planes inmediatos para reabrir.

La mayoría de las tiendas que han reabierto han cambiado sus modelos de negocio. Las principales cadenas como Starbucks, McDonald’s, Burger King, KFC y Pizza Hut se encuentran entre las marcas que impiden que los clientes ingresen al espacio físico. En cambio, las mesas se configuran en los escaparates y el personal saca las órdenes para entregar.

Roache dijo que si bien la manufactura podría recuperarse razonablemente rápido del virus, fueron los sectores de servicios los que parecieron ser los más lentos en regresar al 100% de productividad. “Esto es importante porque las industrias de servicios son los empleadores más grandes en la mayoría de las economías”, dijo.

Lo peor de todo, algunos ciudadanos locales y dueños de negocios le dijeron a CNN que creían que era solo cuestión de tiempo hasta que una segunda ola de infecciones azote la ciudad, lo que provocaría un segundo cierre y daría otro golpe a la economía.

El sábado, el día después de que el equipo de CNN se fue, la autoridad de salud de Wuhan informó que habían encontrado 19 nuevos casos de coronavirus asintomáticos en la ciudad.

Puede que todavía haya un largo camino por recorrer para Wuhan y el resto del mundo antes de que podamos volver a algo que se parezca a la normalidad.

Fuente y Redacción: CNN

Sigue leyendo
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Recientes

Facebook

Tendencias