Conectate con nosotros

Notas

El más grande cumple 105 años

Publicado

en

El 30 de marzo de 1915, nacía en Asunción, Arsenio Pastor Erico Martínez, el más grande futbolista que produjo el Paraguay. Debutó en la primera de Nacional a los 15 años y entre 1934 y 1946 realizó una extraordinaria campaña en el Independiente de Avellaneda, marcando 295 tantos. A pesar del tiempo transcurrido sigue siendo el máximo goleador del fútbol argentino.

Erico debutó en La Academia en 1930 y en 1932 durante la Guerra contra Bolivia y atendiendo que aun no tenía edad para enrolarse al ejercito, integró el equipo de la Cruz Roja, que realizó una gira por la región con la finalidad de recaudar fondos para sostener al ejército paraguayo.

En un partido contra un combinado compuesto por jugadores de River Plate e Independiente Erico marcó nueve goles y de inmediato ambos clubes quisieron contratarlo, ganando finalmente la pulseada el club de Avellaneda.

En 1934, a los 19 años, el “Saltarín Rojo” (era uno de sus tantos motes), empezó su brillante carrera en la Argentina. Debutó en Independiente el 6 de mayo de 1934 contra Boca Juniors sin marcar goles y en la siguiente fecha frente a Chacarita Juniors logró el primero de sus 295 conquistas.

Erico nunca integró el seleccionado paraguayo y tampoco el de Argentina. Antes del Mundial de Francia, en 1938, La Albiceleste pretendió armar un equipo poderoso en la búsqueda de lograr la Copa y para ello intentó convencer a Erico para que se nacionalice ofreciendo 200.000 pesos, una fortuna para la época. Sin embargo el goleador guaraní rechazó la propuesta.

En 1942 Erico cumplió un viejo sueño; el de ser campeón con su querido Nacional. A principio de esa temporada tuvo un problema con los directivos de Independiente y volvió a Paraguay. El domingo 21 de junio del 42 reapareció en La Academia, en un partido de la novena fecha de la 1ª rueda, ante Libertad, en Para Uno que ganó Nacional por 2-1. En esa temporada Erico integró el cuadro campeón en 10 partidos.

Al año siguiente el goleador regresó a Independiente, retirándose en 1946. En el 47 disputó algunos partidos en Huracán para retirarse definitivamente como jugador activo.

En la faceta de entrenador Erico no tuvo tanta trascendencia. En 1949 volvió a nuestro país para ejercer la dirección técnica Nacional logrando el subcampeonato detrás del Guaraní. Además fue entrenador de Sol de América.

El 22 de octubre de 1970, la entonces Liga Paraguaya de Fútbol le brindó a Erico un homenaje, con la disputa de un partido amistoso entre las selecciones de Paraguay y Argentina (1-1), ante un estadio Defensores del Chaco repleto de espectadores.

Erico falleció el 23 de julio de 1977, en Buenos Aires, a la edad de 62 años, tras un paro cardiaco, a consecuencia de la amputación de su pierna izquierda.

Con total justicia el estadio de Nacional lleva el nombre de Arsenio Erico, al igual que una tribuna del Defensores del Chaco, como también la platea más importante del estadio de Independiente, denominado “Libertadores de América”.

Desde el 26 de febrero de 2010, los restos mortales de Arsenio Erico descansan en un mausoleo ubicado dentro del estadio Defensores del Chaco. HOY

Sigue leyendo
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Recientes

Facebook

Tendencias