Conectate con nosotros

Cultura

Espionaje y delación, entre 1811 y 1870

Publicado

en

Delatores, informantes o infiltrados existieron a lo largo de la historia de la humanidad. En nuestro país, el folclore les dio el ilustrativo nombre de “pyrague”. En estas entregas nos adentramos en la historia de la delación en el Paraguay. En el presente artículo nos enfocamos en la dictadura del doctor Francia y en los gobiernos de los López.

  • POR ALDO TORRES (*)
  • Fotos Gentileza Archivo Nacional y Archivo Diario La Nación

El Dr. José Gaspar de Francia fue electo dictador en 1814 y solo abandonó el poder cuando su vida se extinguió. Creador de un régimen político absoluta­mente centralizado, él reunía en sí mismo la suma del poder político. En sus largos años como gobernante, como todo autócrata, prefirió rodearse de servidores mediocres, gente que no le hiciera som­bra por ningún motivo y a quienes debía guiar en todo, hasta el punto que muchas veces demostró su exaspera­ción por las carencias intelec­tuales del tipo de burocracia que fue formando de acuerdo con su estilo.

Ahora bien, ¿cómo se explica el éxito que tuvo en mantener su hegemo­nía por tanto tiempo? Desde luego, esta es una pregunta cuya respuesta no puede ago­tarse en un artículo, pero es probable que al menos en parte se haya debido al sis­tema de informantes que creó y privilegió. Numerosos auto­res, sobre todo extranjeros, brindan detalles acerca de la omnipresencia de ojos y oídos del Supremo por doquier. En ese sentido, el médico suizo J. Rengger, quien vivió en Asunción alrededor de siete años, escribió que “todos los empleados hacen la Policía en el Paraguay, desde el dictador hasta los celadores… Se vigi­lan las reuniones y no faltan personas complacientes que, sin estar encargadas directa­mente por la autoridad, hacen una especie de policía secreta. Todo se descubre en el Para­guay con una facilidad admi­rable” (P. 82). A su vez, George Thompson, ingeniero inglés que peleó en la Guerra de la Triple Alianza, refiere que el Dr. Francia “instituyó un sis­tema tan perfecto de espio­naje que nadie, ni sus más próximos parientes, estaba seguro contra una delación” (P. 19).

ESPÍAS VOCACIONALES

Ildefonso Bermejo, espa­ñol, relata que durante una charla que mantuvo con Fer­mín Duarte, este le había con­tado que su padre, Francisco Duarte, había sido delatado por un espía por ser aficio­nado a la lectura de libros científicos (P. 36). A George Masterman, un químico far­macéutico inglés que perma­neció en el Paraguay entre 1861 y 1868, le sorprendía el celo con que cada paraguayo desempeñaba el rol de espía contra sus semejantes, lo cual él veía como producto heredado de la tiranía fran­cista y el inmenso poder que acumuló. Asimismo, Bar­bara Potthast refiere que “… en la histórica tradición del Estado totalitario, cada manifestación sospechosa es inmediatamente denun­ciada”, y analiza el papel de las clases bajas en esta misión, cuando explica que “ya desde los tiempos del Dr. Francia, el personal de servicio estaba obligado a hacer de soplón, y un conocedor de manifesta­ciones hostiles al Estado que no las denunciaba se hacía tan culpable como el autor de ellas” (P. 311).

La opinión de Cecilio Báez no difería de la de los autores preceden­tes. En efecto, en un artículo publicado en 1888 escribió que el Dr. Francia, “malvado y jesuita, estableció como sis­tema la delación y el espio­naje… Considerándose un cri­men el no revelar al tirano lo que de él se decía” (La Ilus­tración Paraguaya, Nº 16). 1 Aldo Torres, licenciado en historia y en lengua inglesa por la Facultad de Filosofía de la UNA y fundador y pre­sidente del Centro de Inves­tigaciones de Historia Social del Paraguay (CIHSP).

IMAGEN: ANA – S-H. Vol. 282, Nº 16. Instrucciones reservadas al comandante interino de Villa del Pilar, 1848. El legajo es también citado a pie de página por Potthast (2011), en cuanto a las mujeres livianas como informantes.
IMAGEN: ANA – S-H. Vol. 282, Nº 16. Instrucciones reservadas al comandante interino de Villa del Pilar, 1848. El legajo es también citado a pie de página por Potthast (2011), en cuanto a las mujeres livianas como informantes.

UNA SIMPLE PALABRA

La red de informantes con que contaba el dictador debió ser impresionante. Su longevi­dad en el poder, sorteando diversas conspiraciones, da fe de ello. Esto explica, igual­mente, los numerosos proce­sos judiciales llevados ade­lante durante su mandato contra personas denuncia­das por palabras ofensivas e imposturas proferidas con­tra el Supremo Gobierno de la República… Un solo índice en un legajo del Archivo Nacio­nal de Asunción contiene el listado de cerca de 30 perso­nas investigadas por ese cri­men entre 1816 y 1840, entre quienes se contaba sacer­dotes, mujeres, esclavos y comerciantes (en Viola, P. 158). Una simple expresión crítica contra el Dr. Francia bastaba para terminar en la cárcel.

Entre los informan­tes no puede descartarse la participación de esclavos del Estado, hombres y mujeres, muchos de los cuales, si no trabajaban en obras públicas o en las estancias de la patria, podían ejercer actividades en Asunción ya sea en carpinterías, fondas, sastrerías, herre­rías y otros, o bien como mer­cachifles (sobre todo algunas esclavas). Al encontrarse en tan diversos lugares y en comunicación con los vecinos, pudieron constituirse en una valiosa fuente de infor­mación para el Gobierno, sobre todo cuando es fama que el dictador los recibía sin más trámite. En ciertos legajos judiciales en los que están envueltos esclavos del Estado se deja entrever que el Supremo ya contaba con la relación de hechos, antes de que constaran por escrito en las declaraciones, si es que esto era necesario. Asimismo, los esclavos pertenecientes a familias par­ticulares, aquellas más aco­modadas, y en consecuencia las más afectadas por el régi­men del Dr. Francia, no perde­rían oportunidad de reportar al Gobierno cualquier noticia que pudiera servirle.

El dictador Francia.
El dictador Francia.

CARLOS ANTONIO LÓPEZ

Durante la Presidencia de don Carlos el sistema de espionaje se perfeccionó y cualquier injuria contra el Gobierno o contra su persona era detectada y perseguida con rigurosidad.
Durante la Presidencia de don Carlos el sistema de espionaje se perfeccionó y cualquier injuria contra el Gobierno o contra su persona era detectada y perseguida con rigurosidad.

El riesgo para las familias pudientes con esclavos se incrementaba, lógicamente, cuando los últimos tenían ciertas desavenencias con sus amos. Con Carlos Anto­nio López en la Presiden­cia no solo continuó el sis­tema de espionaje, sino que al parecer se perfeccionó. Cualquier injuria contra el Gobierno y, sobre todo, con­tra él mismo era detectada y perseguida con toda rigu­rosidad. Lo más interesante ocurre en 1848. En agosto de aquel año, López entendió que la estabilidad política y la paz social se encontraba en peligro en el país debido a la potencial influencia de Juan Manuel de Rosas, gobernador de Buenos Aires (cabe recor­dar que entonces aún no era reconocida nuestra inde­pendencia por esa potencia del Plata). Según creía el pre­sidente paraguayo, Rosas se encontraba embarcado en un plan para introducir emisa­rios suyos en el Paraguay y sembrar la división política a través de ellos. López pen­saba que cualquier persona de otra nacionalidad que lle­gara al país, so pretexto de ser comerciante, médico, arte­sano o simple viajero, podía ser un espía bonaerense. Con el objeto de prevenir esto, ordenó al comandante de la Policía de Pilar que todo extranjero que parara en la villa debía ser vigilado minu­ciosamente para saber de qué hablaban, qué visitas recibían y qué amistades frecuenta­ban.

Sin embargo, advirtió que toda investigación prac­ticada debía hacerse con la más absoluta discreción y buen trato. En sus instrucciones, López escribió que tales “noticias no debe adquirirlas solo por los soldados de Poli­cía, debe tenerlas por algunos vecinos y aun por medio de mujeres, especialmente muje­res livianas y de vida relajada, pero es preciso tener mucho cuidado en escoger la clase de gente que se haya de emplear, porque hay riesgo de que se hagan agentes de los emisa­rios” (ANA SH Vol. 282, Nº 16). La Policía debía consig­nar y reportar todos los datos de los extranjeros: si tenían afición al juego, a la embria­guez, si discutían sobre par­tidos políticos, si tenían demandas; es decir, conocer sus costumbres y hábitos. El documento firmado por López en carácter de instruc­ciones reservadas, propias de una situación extraordinaria, constituye casi un tratado de espionaje estatal. El trabajo detectivesco no debía ser per­cibido por los extranjeros y se autorizaba utilizar a vecinos (no funcionarios) e incluso a mujeres de vida fácil para ganarse la confianza de los forasteros y sacarles infor­mación. Pareciera el guión de una película policial, pero esto era una orden directa del presidente de la República, en un régimen quizá un poco menos autoritario que el del Dr. Francia, pero mucho más técnico y burocrático.

Carlos Antonio López.
Carlos Antonio López.

CON FRANCISCO SOLANO LÓPEZ

El sucesor de Carlos Anto­nio López, su hijo, Francisco Solano, también apeló a una red de informantes para consolidar su poder. La rela­ción entre el Gobierno y el personal de servicio en ese sentido continuó vigente. Masterman anota que la madre de un tal Basilio, ayu­dante paraguayo del emba­jador estadounidense Char­les Washburn (1863-1868), era una espía de la Policía. El propio Washburn se per­cató de que sus emplea­das domésticas informa­ban siempre a los soldados o policías en la esquina de la calle sobre las conversa­ciones en su casa (en Pot­thast, P. 311). Por supuesto, el hecho de que Francisco Solano fuera comandante en jefe del ejército en cam­paña en la Guerra de la Tri­ple Alianza hizo que aumen­taran sus miedos y, por ende, la cantidad de los delatores que necesitaba, al tiempo que por esas mismas razo­nes debía disminuir la cali­dad, exactitud y veracidad de la información que reci­bía.

Los procesos de San Fer­nando podrían valer como ejemplo. Evidentemente, tanto los gobiernos de Fran­cia como de los López fueron autoritarios y no permitie­ron el más mínimo disenso. La delación constituyó parte integral de su esquema polí­tico y ayudó a mantenerlo por muchos años. Los autó­cratas tienden a ver enemi­gos en todas partes y nunca faltan cortesanos, adulones y serviles que los exponen o los crean, y es que la intriga está bastante ligada a la dela­ción. Como consecuencia, los ciudadanos se volvieron sospechosos unos de otros y se estableció un sistema policiaco de control social, en el que nunca se sabía quién podía ser un delator o informante. Desde luego, hay que incluir en el análi­sis el contexto histórico en el que se dieron estos regíme­nes (Siglo XIX) y comentar que no terminó con ellos ni mucho menos la práctica de tener informantes subrep­ticios. Y he ahí justamente el problema que la historia debe ilustrar: quedó sem­brada toda una cultura, que a lo largo del siglo XX no hizo sino eclosionar y manifes­tarse con más ímpetu, ya con otros actores.

Francisco Solano López.
Francisco Solano López.

REFERENCIAS:

Bermejo I. (2011). Vida paraguaya en tiempos del viejo López. Asunción: Servilibro Masterman, G. (1870). Siete años de aventuras en el Paraguay. Londres: Sampson Low, son, and Marston. Potthast, B. (2011). “¿Paraíso de Mahoma o país de las mujeres?”. Asunción: Fausto Ediciones.

Rengger, J.R. (s/a). Ensayo histórico sobre la revolución del Paraguay. Asunción: El Lector Thompson, G. (2014). La Guerra del Paraguay. Asunción: Servilibro Viola, A. (2013). Dr. José Gaspar Rodríguez de Fran­cia, defensor de la independencia del Paraguay. Asunción: Servilibro. ANA – S.H. Vol. 282, Nº 16 ANA – S.H. Vol. 284, Nº 13, La Ilustración Paraguaya, año 1, Nº 16, 1888.

David Velázquez Seiferheld

Bajo los gobiernos de Francia y los López, la Iglesia se encontraba sometida al Estado en virtud de la aplicación del Patronato estatal. Bajo la dictadura francista, dos decretos son particularmente importantes en este sentido: uno, del 2 de julio de 1815, por el cual el dictador prohibió, extinguió y anuló “todo uso de auto­ridad o supremacía de las mencionadas auto­ridades (se refiere a las autoridades eclesiásti­cas, nda), jueces o prelados, residentes en otras provincias o gobiernos, sobre los conventos de regulares de esta República, sus comunidades, individuos, bienes de cualesquiera de las her­mandades o cofradías anexas o dependientes de ella”, y del 25 de octubre de 1816, por el cual se determina que el Supremo Gobierno “no está, ni puede ni debe estar ceñido a ninguna de las llamadas prácticas y disposiciones canónicas (…)”. Con la clausura del Colegio Seminario de San Carlos, además, cesó el ordenamiento de sacerdotes para el clero. El 20 de octubre de 1824 suprimió los conventos y nacionalizó los bienes de las órdenes religiosas.

Los sacerdotes debían jurar lealtad al Estado: al suprimir las órdenes religiosas, los sacer­dotes regulares pasaron al estado secular. El juramento incluía la obligación de denunciar conspiraciones y otros hechos contra el Estado y el Gobierno, aun cuando fueran informacio­nes obtenidas en confesión.

Tras la muerte del dictador perpetuo en 1840, la Ley de Administración del Estado del 13 de marzo de 1844 mantuvo el Patronato como atribución del Poder Ejecutivo. Aun cuando Carlos Antonio López se esforzó por estable­cer y consolidar relaciones con el Vaticano, el ejercicio del Patronato significó un pro­blema para el estado pontificio. Los sacer­dotes seguían jurando lealtad al Estado (no solo juraban ante el obispo, sino también ante las autoridades políticas). Al fallecimiento de López padre y la asunción de Francisco Solano López a la Presidencia en 1862, el juramento se hizo aún más exigente para el clero.

Se puede leer en el juramento de fidelidad al Supremo Gobierno y las leyes y los estatutos de la Nación pronunciado por el obispo Manuel Anto­nio Palacios en su consagración, el 30 de agosto de 1863, el juramento de que “que no tomaré parte en consejo, plan, ni empresa alguna inte­rior ni exterior contra la tranquilidad pública o contra el Supremo Magistrado de la Nación y que si algo llegare a mi noticia ya sea en mi dió­cesis o fuera de ella, lo manifestaré al Gobierno”.

De esta manera, durante la primera república (1811-1870) el clero cumplió un papel fundamen­tal en el control social, no solo transmitiendo conceptos de afirmación de la autoridad esta­tal y subordinación de la Iglesia, sino también a través de la delación y denuncias de posibles complots contra el Estado y/o sus magistra­dos y funcionarios. En la práctica, no todos los sacerdotes parecen haberse alineado ante estas premisas y existen casos de sacerdotes denun­ciados y apresados por no haberlas cumplido.

SECCIÓN HISTORIA. Vol. 444. Nº 21. Año 1863. Jura del obispo Manuel Antonio Palacios, fidelidad al Gobierno y a las leyes y estatutos de la Nación. Foja: 135. (Fragmento)
SECCIÓN HISTORIA. Vol. 444. Nº 21. Año 1863. Jura del obispo Manuel Antonio Palacios, fidelidad al Gobierno y a las leyes y estatutos de la Nación. Foja: 135. (Fragmento)

Fuentes:

Archivo Nacional – Sección Historia – 444 Nº 21 “Juramento de fidelidad al Supremo Gobierno y las leyes y estatutos de la Nación del obispo Manuel Antonio Palacios”. DALLA – CORTE CABALLERO, G. (2011). El “sacerdote intruso”. Disputas eclesiásticas en torno a la construcción del Estado y la nación paraguaya en la segunda mitad del siglo XIX, en GARCÍA JORDÁN, Pilar (ed.). El Estado en América Latina: recursos e imaginarios, siglos XIX y XX. Universitat de Bar­celona. Barcelona. DURÁN, M. (ed.) (2005). Cate­cismo de San Alberto. Edición facsimilar, intro­ducción y notas de Margarita Durán. Centro Unesco – Universidad Católica – Intercontinen­tal. Asunción. HEYN SCHUPP, C. y NOGUÉS, A. (1998). Reseña Histórica de las relaciones de la Santa Sede con el Paraguay. Nunciatura Apos­tólica de Asunción, Paraguay. Telesca, I. (2007). Pueblo, curas y Vaticano. La reorganización de la Iglesia paraguaya después de la Guerra contra la Triple Alianza. Fondec. Asunción. Velázquez, D. (2018). El Paraguay de Fidel Maíz: una vida, dos memorias (1870 – 1920). En Troisi Melean, J. y Barcos, María F. (comp.) (2018) Élites rio­platenses del siglo XIX: Biografías, representa­ciones, disidencias y fracasos. Librería FAHCE – Universidad Nacional de La Plata.

FOTO MERCADO GUASU (Archivo)
FOTO MERCADO GUASU (Archivo)

FICHA -AUTOR

NOMBRE: Aldo Torres (*)

  • Lic. en historia y lengua inglesa, Filosofía-UNA
  • Fundador y presidente del Centro de Investiga­ciones de Historia Social del Paraguay (CIHSP)
Sigue leyendo
Anuncio
Anuncio

Recientes

Facebook

Tendencias