Conectate con nosotros

Cultura

A 150 AÑOS DE LA ULTIMA VICTORIA PARAGUAYA.

Publicado

en

En el camino a Sapucai, las obras de la vía férrea habían demandado unos abruptos cortes del terreno para facilitar el tendido de los rieles. En esos cortes de la piedra, que los brasileros los llamaron desfiladeros, se instalaban los paraguayos para vigilar y proteger aquellos pasos.

Comisionado el general Juan Manuel Mena Barreto para dirigirse hacia Villarrica y desmantelar de paso aquellas «inteferencias». El 2 de junio, el general brasileño llegaba a Ybytimí. En el camino, según la crónica del «Diario do Exercito», habían recogido familias que, «en extremo estado de miseria se dirigían a Ybytimí y Villarrica, «por órdenes de López».

A pesar de las crónicas brasileñas indicando «el alborozo» con el que las familias recibían a las tropas imperiales, saliendo presurosas al encuentro de los soldados pidiéndoles «abrigo y protección», el reporte del coronel Caminos delata que los invasores «…saquearon la población, no sólo las casas particulares sino también el templo parroquial», habiendo sido despojada la casa sagrada «de todo ornamento y metal precioso», según el mencionado documento entregado a la consideración del ministro norteamericano McMahon.

En conocimiento de estos hechos, López despachó una fuerza de 3.000 hombres (Resquín menciona 5.000. De acuerdo a la versión de Centurión, Caballero habría seleccionado solo 800 «de los más robustos de las tres armas) para interceptar a Mena Barreto. Este había recibido una orden del conde D’Eu para que suspendiera la misión a Villarrica y retornara por entonces a Ybytimí.

En cumplimiento de otros objetivos y como prueba de que las familias no se adherían espontáneamente a la «libertad», Mena Barreto ordenaba al teniente coronel Vasco Antonio de Fontoura -Chananeco, que fuese «…hasta el río Tebicuary-mi, lo vadeas y trajese ‘el ganado que encontrase y las familias que pudiese’, según refiere Tasso Fragosso».

Enterado Caballero de los movimientos de las tropas brasileñas, envió al mayor Bernal «con una brigada de caballería y un batallón de infantería» para cerrar el paso a Mena Barreto. Pero el general brasileño había dejado atrás a sus asistentes Bento Martins y Chananeco y había pasado antes de la llegada de Bernal al sitio de la emboscada. Aquellos se movían lentamente por la multitud de familias que arreaban y el peso del pillaje que dificultaba sus movimientos.

Al día siguiente, sin embargo, 8 de junio de 1869, el general Caballero alcanzaba a esta columna en la Picada Diarte (Iriarte), ya cerca del atardecer. El ataque sorpresivo «a sable y lanza» dejó perplejos a los brasileños que ya habían visto extinguirse al Ejército paraguayo en Lomas Valentinas, apenas cinco meses atrás.

En la desesperación, buscaron el camino hacia Paraguarí, pero ahí encontraron a Bernal que los recibió con una cerrada descarga de fusilería, aumentando su desconcierto. Los soldados del imperio no atinaron más que a dispersarse, «abandonando equipos, víveres y cuanto tenía, incluso 10.000 (el informe final de la batalla menciona solo a 6.000 mujeres y niños rescatados) mujeres arreadas de los pueblos comarcanos».

Según los pocos datos que se dieron sobre las bajas de este combate, se estima que cerca de 300 brasileños fueron muertos, sin que se determinara el número exacto de heridos, rescatados estos por sus compañeros.

El de Picada Diarte (Iriarte) fue el último encuentro victorioso de las armas paraguayas en esta guerra.

FUENTE: Guerra de la Triple Alianza Tomo II de Jorge Rubiani.
RECOPILACIÓN: Angel Piccinini, Asociación Cultural Mandu’arã.

IMÁGEN: Uno de los protagonistas de aquella ultima victoria fue el Coronel Florentín Oviedo, quien en el transcurso del año 1933, visitaba el teatro de operaciones en el Chaco, alentando a las fuerzas paraguayas con su presencia.

Nuestro héroe fallece a los 95 años, solo después de ver la victoria en el Chaco Boreal, el 11 de octubre de 1935. Extraído del blog de Alberto del Pino Menck. (Asociación Cultural Mandu’ará)

Sigue leyendo
Anuncio
Comentarios

Tendencias